Escucha esta nota aquí

Tras la detención Misael Nallar, principal acusado de la ejecución de tres policías en la zona del Urubó (Porongo), en las últimas horas se difundieron imágenes en las redes sociales de tres pumas y animales silvestres en cautiverio en una lujosa propiedad, ubicada en la provincia Guarayos, que quedaron desprotegidos ante la intervención policial. 

Una comitiva formada veterinarios y biólogos de la unidad de Rescate Animal de la Gobernación, Pofoma Santa Cruz y los fiscales asignados al caso, tanto de Santa Cruz como de Guarayos, partirá este jueves para rescatar a los animales y trasladarlos a diferentes albergues donde reciban los cuidados que necesitan.

El secretario de la Dirección de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente, Jhonny Rojas, confirmó en conferencia de prensa que se hará una inspección y un relevamiento del estado actual  de los todos los ejemplares animales que se encuentran en cautiverio en dicho lugar. Además de los tres pumas, habrían puercos de montes, antes, parabas y loros, entre otras especies. 

"Es importante conocer el estado de salud en el que se encuentran, estamos coordinando con las autoridades de locales para darles alimentación hasta que se traslados a los albergues autorizados", manifestó la autoridad. La Gobernación se sumará a la denuncia de oficio por tráfico de animales que ha iniciado la Fiscalía, un grupo de asesores legales ya fueron asignados al caso.

Vea el video:


Asimismo, el director departamental de Pofoma Santa Cruz, Wilson Loroña, dijo que sacar a un animal silvestre de su hábitat es un delito tipificado en la Ley de Medio Ambiente 1333, cuya pena privativa es de 2 a 5 años. “No se dan cuenta del daño medioambiental que produce tener un animal silvestre depredador fuera de su hábitat, ellos cumplen una función dentro del ecosistema que tiene un impacto en el medioambiente”, explicó el uniformado, a tiempo de lamentar que se ha vuelto común este tipo de conducta.


Fue el grupo de voluntarios Alas Chiquitanas, el que viralizó el pedido de ayuda para los animales, que actualmente se encuentra movilizado ante la emergencia. La activista Daniela Justiniano indicó que no es fácil encontrar espacios en los albergues porque siempre están saturados debido a la constante práctica de venta ilegal de animales silvestres en nuestro país, así como también la tenencia ilegal en hogares y propiedades privadas. 


“Es una agravante más en este caso, pedimos que se investigue y se sancione”, dice parte del mensaje compartido ayer en todas las plataformas de la organización.

Comentarios