Escucha esta nota aquí

El MAS presiona. El pedido para que los ministros de Justicia y Gobierno, Iván Lima y Eduardo del Castillo, sea apartados del gabinete ayer ganó respaldo entre las organizaciones sociales, incluso entre los integrantes del Pacto de Unidad, el bloque sindical más próximo al presidente Luis Arce.

Desde la dirección del MAS y de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb) la demanda halló eco. “Han sido observados y, ahora, no tienen otra cosa que renunciar”, apuntó el dirigente del agro, Santos Valdez, quien demandó al Ejecutivo cumplir con las decisiones de las organizaciones sociales.

En el Legislativo el criterio no es uniforme. Por una parte, el diputado Froilán Mamani (MAS) cree que la salida de ambas autoridades se puede dar, aunque desde otros sectores del oficialismo hicieron notar que Arce “se encaprichó” con mantener en sus cargos a sus directos colaboradores.

“Las organizacines sociales son nuestras y de repente (el tema de la renuncia o destitución) esta situación vaya por ahí”, afirmó el diputado Froilán Mamani.

Pero el diputado Juanito Angulo (MAS) afirmó que el pedido de renuncia “es una recomendación”. En realidad, dijo, “las organizaciones que hoy acompañan a nuestro Gobierno tienen el objetivo de mejorar algunas instituciones”, apuntó ayer el legislador.

Tras reunirse en Cochabamba, el MAS también prohibió al vicepresidente, David Choquehuanca, que continúe con su “plan de formación” a las organizaciones sociales afines a su liderazgo.

Ayer, organizaciones del sur de Potosí y un grupo de los interculturales de La Paz expresaron su respaldo para que la autoridad continúe con esta iniciativa que, en el ala evista del partido, es considerada negativa porque apunta a la división. “Hay que capacitarse en la parte organizacional, sindical, política, económica y cultural”, explicó Wilmer Pari, de las Juventudes Interculturales de La Paz, tras un encuentro celebrado ayer.

El vicepresidente del MAS, Gerardo García, aseguró que la decisión de pedir ajustes es para defender al presidente Luis Arce.

Comentarios