Escucha esta nota aquí

El ajo es el complemento perfecto de las comidas y no lo podemos negar. Pero más de uno tenemos una relación amor-odio con él.

Porque si bien potencia el sabor de las comidas, también nos tiene ‘repitiéndolo’ el resto del día. Si quieres saber cómo evitar o disminuir este molesto efecto, continúa leyendo.

Lo primero es elegir un ajo fresco y de calidad. Visualmente la cabeza es lisa y color blanco, por dentro los dientes son morados. Cuando el ajo está fresco prácticamente no se repite. Por eso lo mejor es comprar pequeñas cantidades y usarlas según se requiera y no dejarlos secar olvidados en la alacena. Elimina la parte interior.

También conocida como germen, suele tener un tono verdoso y es la parte que más se repite. Utiliza un cuchillo para partir el ajo por la mitad y retira esta parte. Esto solo funciona en ajos nuevos. Una manera deliciosa de prepararlo y minimizar su fuerte olor es horneándolo. Parte la cabeza de ajo por la mitad, espolvorea con tus hierbas aromáticas favoritas y hornea a 180 °C durante una hora. Quedará cremoso como mantequilla y no lo repetirás ni un poco. La última idea es confitarlos. Coloca los dientes de ajo sin pelar en una olla, cubre con aceite de oliva y cocina a fuego bajo una hora. La temperatura no debe sobrepasar los 80°C. Una vez listo, deja enfriar y pela al momento de usar. El aceite puedes reutilizarlo, tendrá un rico aroma.

MÁS INFORMACIÓN

El ajo genera lo que los japoneses describen como ‘kokumi’ una sensación de sabor rico. Es capaz de intensificar y hacer más duradero el sabor de lo dulce, lo salado y lo umami. Algo similar ocurre con la cebolla y los quesos curados. Una consecuencia inmediata de esto es que al añadir ajo a una salsa podemos disminuir la cantidad de sal en esta.

Todo lo que sucede en nuestro cuerpo tiene una explicación y la causa de este dilema es el reflujo gastroesofágico, eso que comúnmente llamamos ‘repetir’. Esto se produce por las sustancias ricas en azufre que contiene el ajo como el metanol o disulfuro de dialilo, las cuales se liberan en masa al pasar por el aparato digestivo y exponerse a sus enzimas.

Comentarios