Escucha esta nota aquí

Porongo esperó desde 2020 para volver a encender la fogata de San Juan y este año tampoco habrá celebración. El pueblo guardará luto por tres días debido al asesinato de policías en la zona del Urubó, de acuerdo con una decisión que asumieron organizaciones de ese municipio, ubicado a 20 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra.

El alcalde, Neptalí Mendoza, explicó que debido a esta declaración solo habrá actos religiosos por el santo patrono de ese municipio, que se ha transformado en uno de los destinos turísticos más populares del área metropolitana.

Los tres uniformados fueron acribillados en la comunidad El Cuchi, del municipio Porongo. Sucedió el martes por la tarde en la víspera del 196 aniversario de la Policía, una institución afectada por varios escándalos en los últimos dos meses. El caso narco-audios que fue denunciado por el propio expresidente Evo Morales y “el rescate” de vehículos robados en Chile de manos de oficiales de la entidad del orden.

El alto mando había instruido, a escala nacional, la iza de la bandera nacional cada lunes en las capitales de cada departamento en el contexto de la celebración de su aniversario y la mejora de su imagen pública.

La Policía también declaró duelo por los dos policías asesinados y un voluntario del Gacip, un cuerpo ciudadano que apoya a la fuerza pública en tareas de seguridad y control menores. Ayer, el comandante de la institución, Jhonny Aguilera, demandó “a municipios y gobernaciones” la dotación de equipo para fortalecer los patrullajes cuando le tocó responder a las demandas del alcalde de Porongo, quien lamentó que existan apenas 10 efectivos para una población cercana a los 30.000 habitantes, pero en expansión por la actividad turística que genera, especialmente en la zona del Urubó, donde existen urbanizaciones privadas y áreas recreacionales ecológicas.

Mendoza lamentó la inseguridad que se vive en las comunidades de Porongo durante los fines de semana y feriados. “Cada fin de semana, entre 15.000 y 20.000 personas visitan nuestro municipio, que solo cuenta con 10 policías que hacen todo lo posible por brindar seguridad”, insistió.

El alcalde dijo: “Nunca habíamos vivido un hecho como este”, por lo que pide a las comunidades que “nos cuidemos entre nosotros”. En conversación con el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, la autoridad municipal demandó “medidas que ayuden a brindar seguridad a la población”.

El comandante Aguilera explicó que se asignan efectivos policiales en función de la población.

Franco Gamboa, especialista en políticas públicas y seguridad, recordó que en 2018 se hizo el lanzamiento del proyecto Bol-110, “un moderno sistema de patrullaje y monitoreo que contó con un apoyo de $us 150 millones provenientes de un préstamo de China”. Gamboa precisó que el proyecto se “instaló primero en La Paz y El Alto y el Gobierno tenía previsto llevarlo a Santa Cruz y Cochabamba para una segunda etapa”. “No sabemos las razones por las que este sistema no se aplicó en el resto del país”, afirmó.

Aguilera insistió que el apoyo para la Policía debe ser provisto por las gobernaciones y alcaldías y no apuntó la responsabilidad, en este caso del Gobierno central.

En medio de este debate, las voces de condolencia y dolor se han multiplicado en las últimas horas. Desde el Ministerio de Gobierno y la Gobernación cruceña expresaron su pesar mediante mensajes de condolencia. Los fallecidos son el sargento mayor Eustaquio Alano, el sargento primero Alfonso Chávez y el integrante del Gacip José David Candia, y sus familias esperan ayuda del Estado.


Comentarios