Escucha esta nota aquí


La protesta apuntó al gobernador del penal de El Abra, pero también fue para pedir a las autoridades de Régimen Penitenciario mejores condiciones de reinserción laboral. La demanda fue para acceder a materiales y herramientas que les sirvan para elaborar productos artesanales, además de otros enseres de distinta naturaleza que los reos fabrican para poder obtener ingresos.

En un principio se habló que el motín fue para rechazar al ciudadano colombiano Esteban Beltrán, quien fue acusado de participar en el asesinato de dos policías y un voluntario el pasado 21 de junio en el municipio de Porongo. Los móviles del crimen no se esclarecieron.

El director de Régimen Penitenciario, Juan Carlos Limpias, explicó que el motivo de la protesta estuvo vinculado, precisamente, a conseguir mejores condiciones de subsistencia al interior del penal.

La Policía usó gases lacrimógenos para controlar el motín que comenzó ayer, pasadas las 9:00 y se prolongaron hasta mediodía, cuando se recuperó el control. En las puertas del penal, los familiares de los reclusos aseguraron que ellos piden una mejor alimentación, que se permita la entrada de sus hijos y se quejaron por rigidez del control. 

“No podemos meter fruta. Cuando les mandamos comida, la policía revuelve todos los alimentos y les dan en bolsas de plástico como si ellos fuesen perros. Han cometido errores en su vida; están pagando por ellos y no es justo el trato que se les da en el penal” se quejó una familiar en las puertas del penal.

Pero el reclamo generalizado fue para pedir el cambio del gobernador, quien aplicó controles de seguridad más rígidos en el penal. Régimen Penitenciario aseguró que se controló la protesta y que dialogarán con los detenidos.

El subcomandante de la Policía de Cochabamba, Willy Quiroga, informó que tras la protesta “no hubo ningún lesionado” y que solo hay “destrozos materiales que deben ser repuestos por los mismos internos” del penal cochabambino que es considerado de máxima seguridad. Allí hay 842 reos y 132% de hacinamiento. 

Hace algunos días, también se envió a la cárcel de El Abra a reclusos de otras regiones. Estos internos son considerados peligrosos.

En tanto, el colombiano aún no pasó a ser parte de la población penitenciaria porque antes debe cumplir 14 días de cuarentena en una zona de aislamiento, según las actuales normativas sanitarias.

Comentarios